ATAN

Opinión y relato de la tragedia de 1.982 en la planta eléctrica de Tacoa, en Venezuela

Apreciados amigos de Atan

Me tomo el atrevimiento de dirigirme a Uds. y compartir la preocupación que de Tenerife he traído a este mi lugar de residencia. Yo nací en el año 57 en Santa Cruz de la Palma, en ese bello rincón del mundo, en esa isla bonita. Joven llevado por mi familia emigre a esta llamada octava isla, sin embargo, siempre he estado ligado a la Palma y a Tenerife mi patria. He desarrollado mi vida profesional en el entorno que podríamos definir como marítimo-petrolero-portuario, desempeñando diferentes cargos y puestos en este ámbito, por esto he vivido en sitios como Aruba, Miami, Cuba y casi todos los puertos Venezolanos. He trabajo internamente en refinerías y sobre todo en donde he desempeñado mis trabajos en muelles o terminales petroleros y buques tanques, con ya casi veinte años de experiencia en este entorno y con algunas canas del oficio me permito tocar tan delicado tema.

En mi ultima visita a Santa Cruz de Tenerife, pude pasar unos días con la fuerte presencia del olor de la refinería, nunca lo había sentido tan profundo y tan fuerte, por aquello de disponer de tiempo me dedique a evaluar las instalaciones de la refinería y su entorno. Mi primera sorpresa fue apreciar cuan ligada esta la refinería con la ciudad a tal grado que esta literalmente dentro del entorno periférico de la misma, no siendo mas su compenetración ya que esta el mar como limite. De repente un paso que para mi siempre fue como una visión abstracta, la entrada de la autopista del sur a Tenerife, tomo otra dimensión, ver una autovía que pase sobre un terminal petrolero podría en extremo considerarse así como pasar sobre un campo minado. Ver los tanques de almacenaje colindantes con la ciudad es una visión nada agradable a pesar de esos colores y decoración (Camuflaje) que los cubre.

No se si hay conciencia del riesgo o mejor dicho peligro que reposa en Santa Cruz, bastaría decir que una explosión de un tanque de aproximadamente 20.000 litros de combustible podría pulverizar un entorno de dos kilómetros a la redonda y su efecto podría llegar a mas de cuatro kilómetros.

No comprendo como la gente se ha podido habituar al olor, a la proximidad de la refinería, al proceso tal delicado de la misma así prácticamente a la puerta de las casas. No comprendo como una isla que apuesta fuerte por el turismo pude periódicamente sufrir y compartir con propios y visitantes el olor de la refinación del oro negro.

No tengo nada contra la refinería, mucho menos contra sus trabajadores, pero la verdad esta presente es real y no se puede ocultar, no es sano, no es ético y no es moral tener una refinería dentro de una ciudad y sobre todo no es lógico.

Por aquello de no parecer un radical y como excusa o experiencia vivida, quiero compartir con Uds. un artículo el cual anexo sobre una tragedia de 1.982 en la planta eléctrica de Tacoa en el litoral de Venezuela. En esta tragedia murieron muchísima personas tantas que algunas desaparecieron y nunca se contaron oficialmente. El punto es que ese fatídico día de Diciembre (Domingo 19), dos tanques uno de 19..000 litros (El Nº 9) y otro de aproximadamente 5.000 litros (El Nº 8) explotaron por efecto de un incendio. Todo empezó como empiezan las grandes tragedias con un pequeño accidente, una válvula se tranco un derrame y una simple chispa, un pequeño fuego género una fuerte explosión y más grande incendio. Cientos de bomberos libraron una lucha tenaz por controlar el incendio del tanque Nº 8 y otro grupo refrescaba el tanque nueve el cual tenia un perímetro de seguridad conformado por una alberca de agua, sin embargo, una línea solitaria cedió y el fuego paso rápidamente al tanque Nº 9 haciendo que este explotara como una bomba incendiaria, una inmensa bola de fuego que se expandió hacia diferentes lugares, detrás de esta bola solo quedo fuego. En segundos camiones de bomberos, camiones militares, vehículos policiales y civiles quedaron reducido a chatarra negra y humeante, de aquellos que estaban en las cercanías desaparecieron no dejaron rastro apenas cadáveres calcinados de aquellos mas retirados del lugar. Tratar de narrar esto seria imposible pero todavía hoy recuerdo como a los pocos días me toco pasar y cuatro kilómetros a la redonda de los tanques todo era negro, la tierra, las casas y el olor del diablo en el aire. Se tardaron cuatro días y sus cuatro noches y un ejército de mas de quinientas personas con cuanto vehículo de control de incendio estaba disponible (Algunos llegaron de lugares tan distantes como Valencia a 200 kilómetros de distancia), se usaron hasta remolcadores marítimos para incendio con el fin de sofocar ese infierno de fuego. No hay fotos o imágenes de antes de la tragedia, aquellos que cubrían el hecho murieron al igual que los bomberos y socorrista. Los únicos sobrevivientes de la tragedia fueron aquellos que pudieron ganar la playa y nadar en busca de salvación, esta gente estaba a más de kilómetro y medio de la explosión

No queriendo ser pesado con este tema, solo les quiero comentar que ese día en Tacoa el incendio se estimo que ardieron aproximadamente unos 30 o 35 mil litros de combustible. En la refinería de Tenerife hay en trasiego y manipulación un aproximado de 200 a 250 mil litros de combustible de diferentes tipos, sin considerar el gas elemento de suma importancia para la refinación.

No traten de imaginar una tragedia, cualquier cosa que piense se quedara pequeña con la realidad. Es imposible de calcular no es comparado ni con un volcán, así de simple. Pero duden darse una idea haciendo algo muy simple, tomen un cubo y pongan un litro de gasolina, colóquelo sobre un lugar de tierra, tome sus precauciones y desde lejos incendie el cubo de gasolina, este incendio dejara un rastro de tierra negra o quemada, mida desde donde estaba el cubo hasta el final de la tierra negra, luego multiplique esto por digamos unos 200.000, y tendrá el alcance de una explosión de 200.000 litros de combustible. La prueba es rudimentaria pero puede dar una idea clara del alcance de una tragedia cuando las cifras resultantes se lleven a un mapa de ubicación.

Por ultimo estas notas en ningún caso pueden considerarse como un ataque o una agresión a la refinería, lo expuesto aquí es una realidad de cada día y no hay que olvidar que para que pase una tragedia basta con que pocas cosas salgan mal. Si no lo creen revisen la historia del prestige en las costas gallegas.

Saludos cordiales

26 Octubre 2004



Refinería

- más información y fotos de la refinería

Opinión

Si quiere dar su opinión, o publicar algún artículo en esta WEB, visite nuestras páginas abiertas

Ir a...