ATAN

Sobre Alarmas y Alarmistas

El doctor Carracedo a través de la agencia EFE, y en numerosas participaciones en emisoras de radio y televisión, advierte a los ciudadanos del daño económico que supone la alarma por los supuestos (¿) terremotos que afectan a Tenerife y por la posibilidad de una erupción volcánica. El autor de la advertencia olvida que fue él quién primero mencionó, según consta en los periódicos del 10 de mayo pasado, la posibilidad de una erupción en la isla. Basaba su afirmación, precisamente, en los numerosos sismos que se estaban registrando en el subsuelo de Tenerife. No fueron los científicos del ITER, sino el director de la Estación Vulcanológica de Canarias, donde hay que buscar el origen del alarmismo, de lo que él llama “Terrorife”.

Sin el más mínimo rigor científico dice que después de un paseo por Las Cañadas y la visita de algunas galerías, ni él ni sus acompañantes franceses habían detectado anomalías. ¿Qué método emplearon? ¿Qué aparatos tan precisos usaron que les permitieron llegar a tal conclusión? Eso sí que es noticia, el doctor Carracedo puede con una simple visita y sin ser especialista en galerías, ni en sismos, ni en gases volcánicos, ni en deformaciones de terrenos, descartar la posibilidad de una erupción.

Confunde (supongo que no es adrede) cuando afirma que no revisten “gravedad”. ¿Cómo van a revestir gravedad cuando sólo lo perciben los sismógrafos? El interés científico de estos pequeños terremotos está en la posibilidad de poder localizar los movimientos del magma y su posible ascenso con antelación suficiente. Es cierto que la mayoría de estos eventos no terminan en una erupción, pero el estudio de los sismogramas sigue siendo un método válido para saber si puede haber o no actividad volcánica en superficie.

Afirmar que la Isla registrará erupciones en un futuro indeterminado es una verdad de Perogrullo, eso lo sabemos todos los que vivimos en un territorio volcánico activo. Lo que le pide la sociedad a los expertos no son afirmaciones como ésta, lo que demanda es que le aclaren el futuro, que anticipen el cuando, el dónde y el cómo.

¿En que datos estadísticos se basa el doctor Carracedo para descartar la probabilidad de una erupción a corto plazo en Tenerife? ¿Cuáles son los supuestos que le permiten afirmar, en contradicción con lo anterior, que la erupción, en caso de producirse, será de “baja intensidad”? Según este científico se deduce del hecho de la ausencia de victimas y grandes daños por la actividad volcánica en Canarias en los últimos 500 años, pero en Tenerife se han registrado erupciones recientes (con una antigüedad de miles de años) mucho más explosivas, y él lo sabe por que es especialista en dataciones. Es decir, son geológicamente tan actuales como las que cita y por tanto, permiten afirmar científicamente lo contrario de lo que sostiene.

En ciencia no valen las opiniones, valen los datos y los hechos. Si el doctor Carracedo sabe, como expertos en vulcanología y reconocido investigador, que la Dirección Científica de esta crisis está actuando de manera poco acorde con la ciencia y con la deontología profesional, que lo demuestre, si no que calle y deje de estar alarmando a los tinerfeños con sus continuas apariciones en los medios de comunicación. Como en ocasiones anteriores hace de bombero después de actuar como pirómano.

Eustaquio Villalba Moreno

Geógrafo
Teléfono 922221170
Correo electrónico:



29 Septiembre 2004


Tenerife

geología

- Más información sobre extracciones de áridos, geología, suelo y vulcanología en la página de geología

Ir a...