ATAN

Alegaciones al Plan Director de la Reserva Natural Integral de Pinoleris

  1. En cuanto a la zonificación, consideramos que la zona de uso moderado está excesivamente fragmentada, resultando difícil de evaluar y determinar, por lo que proponemos que algunos de dichos fragmentos pasen a ser de uso restringido, evitando dicha discontinuidad. Por otro lado, proponemos que se cree una zona de exclusión que englobe los reductos de flora y fauna amenazadas, especialmente para la población local de Pico de paloma (Lotus berthelotii).

  2. El artículo 21.8, referente a los usos prohibidos, nombra la roturación de nuevas tierras agrícolas. Sin embargo, nos parece insuficiente, pues creemos que debe prohibirse las actividades agropecuarias en toda la reserva. Por lo tanto, sobra el artículo 32, que condiciona su uso, y el 40. Esto también debe afectar a las explotaciones ganaderas existentes, que, si bien son de poca importancia, deben limitar la presencia de animales dentro de la reserva.

  3. En el artículo 21.10, referente a los usos prohibidos dentro de la reserva, faltaría hacer una referencia explícita a los radares, para que no se repita la situación que se está viviendo en el Parque Rural de Anaga.

  4. En el artículo 21.11 de los usos prohibidos, se contempla la realización de maniobras militares, aunque debería indicarse explícitamente la prohibición de sobrevolar el paisaje con artefactos militares.

  5. En el artículo 21.17 se prohíbe el sobrevuelo de la reserva a baja altura, limitándola a 300 metros sobre el suelo. Proponemos elevarlo, como mínimo, a 1000 metros.

  6. En el artículo 21.19 debería especificarse también la prohibición de extraer madera muerta de la reserva.

  7. el artículo 21.26 prohíbe la práctica de cualquier competición deportiva dentro de la reserva. Proponemos limitar, en general, toda actividad como el montañismo (escalada, rappel, descenso de barrancos, etc.), la espeleología y los deportes de riesgo, siendo autorizable sólo el acceso a pie por los caminos especificados en el documento normativo. El artículo 21.27 prohíbe la práctica de la acampada. Habría que añadir también la pernocta en la reserva, en cualquiera de las modalidades existentes, como el "vivac", utilizar cuevas, dormir dentro de vehículos, caravanas, etc.

  8. En el artículo 21.28, consideramos que sobra todo el texto posterior a "edificaciones", debiendo sustituirse "de cualquier tipo y tamaño".

  9. El artículo 21.30 debería prohibir explícitamente también las instalaciones de turismo de todo tipo (incluso alojativas), desde los hoteles a los campos de golf.

  10. Para las actividades de cinematografía o publicitarias dentro de la reserva, contempladas en el punto 21.32 de los usos prohibidos, se debe explicitar la utilización de infraestructuras fijas o permanentes, o que provoquen un impacto especial sobre el medio, pasando a ser una actividad autorizable sujeta a la elaboración de una propuesta con una memoria concreta de actuaciones. Además, se deberá procurar siempre el no abandonar los caminos, carreteras o pistas existentes para dicha actividad, ni el uso de artefactos que molesten a la flora, fauna, geología, o visitantes de la reserva (luces, altavoces, etc.)

  11. en el artículo 22.3, referente a los usos autorizables, se nombra la restauración o mantenimiento de las infraestructuras viarias. Creemos que debe prohibirse expresamente, para evitar errores, el ensanche, rectificación, pavimentación, o demás actuaciones dañinas para la elevada sensibilidad de la reserva. En cualquier caso, y dada la escasa presencia de tramos de pista dentro de la reserva, podría buscarse la manera de racionalizar su trazado, evitando que penetren dentro de la misma, o mediante actuaciones conjuntas con el Paisaje Protegido de la Resbala, circundante a la reserva y por el que continúan su trazado las pistas que atraviesan la misma.

  12. En el artículo 24.1.b, referente a los usos prohibidos dentro de la zona de uso restringido, se nombra los aprovechamientos micológicos. Creemos que debe extenderse dicha prohibición a todo el espacio protegido, además de controlar la introducción de especies alóctonas. Por lo tanto, también sobra el artículo 35, en el que se regula dicho aprovechamiento.

  13. En el artículo 24.1.d, referente a los usos prohibidos dentro de la zona de uso restringido, se prohíbe la caza. Creemos que debería extenderse dicha prohibición a toda la reserva, además del adiestramiento de perros y la colocación de trampas. Por este motivo, sobra el artículo 33, en el que se definen las condiciones para la actividad cinegética, y el 41.

  14. Consideramos superfluos las condiciones específicas para movimientos de tierra especificados en el artículo 27, dado que nos oponemos a este tipo de movimientos dentro de la reserva.

  15. En el artículo 28.1, referente a las condiciones específicas para la restauración de muros, no nos parece oportuno que sólo se autorice hacerlo mediante piedra vista procedente del lugar, siendo suficiente con que el muro cumpla con unas condiciones adecuadas de integración paisajística y bajo impacto ambiental, además de obtener los materiales de lugares autorizados, y verter los restos de obra en vertederos autorizados.

  16. En el artículo 53, referente a la integración paisajística de las infraestructuras, faltaría por hacer referencia a aquellas construcciones, vías y obras hidráulicas que, si bien no se encuentran dentro de la reserva, sí provocan un impacto visual desde ésta o del conjunto de la misma.

  17. El hecho de cerrar la reserva al paso de vehículos de motor no debe significar que se plantee, en ningún momento, la necesidad de instalar aparcamientos en los límites de la misma, por lo que debería mencionarse explícitamente este hecho.

  18. Proponemos una ampliación de la reserva, en todos sus sentidos, reduciendo el espacio del Paisaje Protegido de La Resbala, de manera que se aumente la superficie con niveles de protección elevados, dada la importancia de la flora y fauna existentes.

  19. Respecto a la señalización (artículo 68), nos gustaría indicar que se modifique la normativa existente, evitando en lo posible el uso de carteles informativos de grandes dimensiones o especialmente impactantes, como por ejemplo los que se está utilizando actualmente para la delimitación de otros espacios naturales protegidos, de dudosa calidad y que provocan un impacto importante en el medio.

  20. No se hace referencia al equipo redactor de la documentación, con lo cual tampoco sabemos si se ha tenido en cuenta la presencia de un técnico paisajista en el mismo, lo cual resulta imprescindible a la hora de elaborar este tipo de documentos. Además, uno de los programas de actuación contempla precisamente la integración paisajística de los canales que atraviesan la reserva.

  21. Creemos que debería de incluirse, en el apartado de estudios, los referentes a la fauna invertebrada, hongos, arqueología y capacidad de uso público de la reserva.

  22. Se debe hacer una mención especial a la prohibición de instalar monumentos, esculturas, mausoleos o demás elementos conmemorativos dentro de los límites del espacio protegido, no sólo por el impacto directo que pudieran provocar, sino por el derivado del acceso de los visitantes al mismo.

  23. La proximidad de núcleos urbanos y la presencia de galerías y pistas obliga a mencionar que se evite emplear sistemas de alumbrado para cualquiera de estas instalaciones que provoquen un impacto visual considerable sobre la reserva, promoviendo preferiblemente el uso de luminarias de bajo consumo y baja contaminación lumínica, preferiblemente abastecidas mediante energías renovables.

  24. Igualmente, debería prohibirse el uso de fuegos artificiales dentro de la reserva, por su impacto sobre el medio, no sólo por la posibilidad de provocar incendios, sino por la afección del ruido a la fauna.

  25. Debe de haber una mención especial a la prohibición de las peregrinaciones u otros actos que conlleven una acumulación multitudinaria de personas, por el fuerte impacto que producen sobre la flora y fauna locales, aunque sólo transiten por pistas o caminos.

  26. La actividad de fotografía en la naturaleza también debería de contemplarse como un uso autorizable, pues son conocidos los casos de aficionados e incluso "profesionales" que perturban la vida de los animales y plantas de los espacios protegidos, colocándolos en posiciones adecuadas para sus fotos, o accediendo a nidos, escarpes y lugares de gran sensibilidad, con el fin de conseguir su objetivo.

  27. En cuanto a la flora alóctona, debe tenerse especial cuidado en controlar la presencia de especies exóticas de flora o fauna en los jardines, jaulas, etc. de las poblaciones cercanas, para evitar que escapen al medio, provocando una catástrofe ecológica.

  28. Debe hacerse una mención especial a la prohibición de emplear, en toda la reserva, venenos o raticidas, salvo para casos de mantenimiento y gestión, debidamente autorizados.

  29. La influencia de las aguas residuales de las poblaciones cercanas en el acuífero de la reserva debe corregirse promoviendo la instalación de sistemas de alcantarillado y de tratamiento de las aguas residuales.

  30. Debería instalarse en las proximidades de la reserva un sistema de medida de la contaminación ambiental y lumínica, por los altos niveles que se alcanza en muchas zonas del Valle de la Orotava, y por la presencia comentada en algunos estudios de niveles elevados de ozono troposférico en las cercanías de la reserva.

  31. Tampoco hemos visto ningún artículo prohibiendo la generación de ruidos en la reserva. Se debería hacer referencia, en cualquier caso, a lo contemplado en la Ley 37/2003, de 17 de Noviembre, del Ruido, especificando concretamente la no emisión de sonidos que perturben a la fauna o a la tranquilidad de los visitantes.

25 Diciembre 2003


Pinoleris


Ladera de S.Ursula

espacios

- Más información sobre cómo se destruyen los espacios naturales protegidos canarios en nuestra sección dedicada

Ir a...