ATAN

Alegaciones al Plan Director de la Reserva Natural Integral de Ijuana

  1. En la descripción de los accesos a la reserva se omite algunos caminos importantes y con cierto uso público, como por ejemplo el que baja a la Playa de Anosma desde el Lomo de Las Bodegas, o el que, desde La Cumbrilla, recorre todo el Lomo del Palmital, y desciende luego a Roque Bermejo por las laderas de Cherinda. También se ha omitido la existencia del camino de acceso a la Atalaya del Sabinar, ramal del que baja a la playa de Ijuana, o el que accede a la Punta de Las Salinas, también ramal de éste.

  2. Proponemos que se cree otras zonas de exclusión dentro de la reserva, por ejemplo todo el cauce del Barranco de Ijuana y la Hoya del mismo nombre, por albergar especies de flora y fauna de alto valor ecológico, así como la Atalaya del Sabinar, la parte costera de El Palmital y todas las áreas definidas por la documentación como de interés florístico o faunístico.

  3. La superficie para la zona de uso moderado nos parece excesiva, y creemos que debería limitarse al cementerio, eliminando los restos de huertas y construcciones existentes en el resto del área considerada. Además, debería proponerse el traslado del cementerio a otra zona en la que produzca un menor impacto sobre la flora y fauna, como puede ser el Lomo de Las Bodegas o incluso, lejos de la Punta de Anaga (al fin y al cabo, su uso es bastante limitado, dada la escasa población del lugar).

  4. Consideramos que se debe cambiar el artículo 21, respecto a la legalidad de las construcciones y las condiciones para su restauración y reparación, limitando dichas actuaciones únicamente a las que tengan un valor etnográfico o patrimonial reconocido, y procediendo a derribar el resto de las construcciones, trasladando a sus residentes (si los hubiera, pues suelen ser segundas viviendas o de fines de semana) fuera de los límites de la reserva.

  5. Respecto a la señalización, nos gustaría indicar que se modifique la normativa existente, evitando en lo posible el uso de carteles informativos de grandes dimensiones o especialmente impactantes, como por ejemplo los que se está utilizando actualmente para la delimitación de otros espacios naturales protegidos, de dudosa calidad y que provocan un impacto importante en el medio.

  6. El artículo 26.13, referente a los usos prohibidos dentro de la reserva, nombra la apertura de nuevas carreteras, pistas, caminos o vías de comunicación. Creemos que debería añadirse, además lo siguiente: "así como las obras de ampliación, rectificación o pavimentación de las existentes". Esto también debería modificarse en el artículo 27.7 de los usos autorizables.

  7. En el artículo 26.14, referente a los usos prohibidos dentro de la reserva, faltaría hacer una referencia explícita a los radares, para que no se repita la situación que se está viviendo en el Parque Rural de Anaga.

  8. En el artículo 26.15 de los usos prohibidos, se contempla la realización de maniobras militares, aunque debería indicarse explícitamente la prohibición de sobrevolar el paisaje con artefactos militares.

  9. en el artículo 26.16 de los usos prohibidos se prohíbe el aterrizaje o despegue desde la reserva para la práctica de vuelo libre en cualquiera de sus modalidades. Creemos que debería extenderse dicha prohibición a la práctica del vuelo libre a menos de 1000 metros de altitud sobre el suelo de la reserva.

  10. En el artículo 26.18, debería hacerse una mención específica al descenso de barrancos y la espeleología, así como los deportes de montaña y de riesgo, en general. Igualmente, dentro de las competiciones deportivas, incluir los rallies y las caravanas de Jeeps Safari, pues ya ha habido casos de autorización de ambas actividades dentro del Parque Rural de Anaga.

  11. El artículo 26.21 sobre la prohibición de la generación de ruidos, debería hacer referencia, en cualquier caso, a lo contemplado en la Ley 37/2003, de 17 de Noviembre, del Ruido.

  12. En el artículo 26.23 se prohíbe la práctica de la acampada. Habría que añadir también la pernocta en la reserva, en cualquiera de las modalidades existentes, como el "vivac", utilizar cuevas, dormir dentro de vehículos, caravanas, etc.

  13. En el artículo 26.24 se prohíbe la caza dentro de la reserva. Habría que especificar que queda, por lo tanto, prohibida la instalación de trampas, salvo por motivos científicos o de gestión, y que tampoco se permite el adiestramiento de perros dentro de los límites de la reserva.

  14. en el artículo 26.27, referente a la prohibición de la roturación de nuevas tierras para cultivo, creemos que debería ampliarse, prohibiendo la actividad agrícola dentro de la reserva, por el gran impacto que provoca sobre la flora y fauna de la misma. Por lo tanto, consideramos que sobra también el artículo 27.8, o bien debe considerarse como uso prohibido. También sobraría el artículo 39, sobre las condiciones específicas para la agricultura, y el 45, sobre el uso de productos químicos en la agricultura. Igualmente, sobra el artículo 50, sobre los criterios para las actividades agropecuarias. También debería prohibirse específicamente la quema de rastrojos y la construcción de cuartos de aperos.

  15. El artículo 26.29, referente a la prohibición del uso turístico - alojativo en la reserva, debería ampliarse, especificando que el único uso turístico aceptable es el de visitas limitadas a lo largo de la carretera de Chamorga, y por los caminos de la reserva, siempre cumpliendo con los máximos de carga estipulados, y dando preferencia a la población local.

  16. El artículo 27.3 considera la restauración de muros y bancales como actividad autorizable, a lo que nos oponemos, siempre que no tengan un valor patrimonial o etnográfico reconocido. Por el mismo motivo, también está de más el artículo 35.

  17. En el artículo 27.9 se consideran autorizables las actividades de cinematografía, radio, vídeo, publicidad, etc., con fines comerciales. Creemos que, siempre que sea con fines comerciales, dichas actividades deben ser prohibidas, y que, en caso de no serlo, deben de estar sujetas a la elaboración de una propuesta con una memoria concreta de actuaciones. Además, se deberá procurar siempre el no abandonar los caminos, carreteras o pistas existentes para dicha actividad, ni el uso de artefactos que molesten a la flora, fauna, geología, o visitantes de la reserva (luces, altavoces, etc.). Todo esto debería incluirse al artículo 44.

  18. El artículo 28.3, respecto a las actividades permitidas, nombra "el senderismo y el disfrute de la naturaleza". En primer lugar, el tránsito por los caminos y veredas (senderismo y sendero son palabras inusuales en Anaga) debe limitarse a una capacidad de uso determinada, que consideramos que no debería superar las 15 personas simultáneas por cada camino. En segundo lugar, el "disfrute de la naturaleza" es un término vago y ambiguo, que puede dar a entender hechos y actuaciones ajenos a la conservación de la reserva.

  19. En el artículo 36, referente a las condiciones para el mantenimiento de las infraestructuras hidráulicas, debería especificarse la prohibición de ampliar los existentes, para que el Ayuntamiento de Santa Cruz no repita las obras de gran impacto que realizó hace unos años en la parte baja de la Hoya de Ijuana (en el Estanque), afectando a un área de gran sensibilidad ecológica. Además, y siempre que sea posible, dichos depósitos deberían de trasladarse a otro lugar menos impactante.

  20. Creemos que debe prohibirse la actividad apícola dentro de la reserva, por su especial afección a la fauna invertebrada autóctona, por lo que sobra también el artículo 40, en el que se definen las condiciones para dicha actividad, y el 51, sobre los criterios para la misma.

  21. en el artículo 41, referente a las condiciones para el uso público, debería especificarse también unos límites de afluencia para cada uno de los caminos existentes en la reserva, así como un número máximo de visitantes simultáneos, que consideramos que no debe exceder a los 20.

  22. Se deberá plantear un plan para eliminar el tendido eléctrico y telefónico que atraviesan la reserva. Dada la dificultad de enterrarlos, por la complicada orografía que atraviesan, sería conveniente promover su enterramiento bajo la carretera de Chamorga, desde el nuevo albergue del Cabildo, hasta el cual llega ya una línea enterrada. De esta manera, se redistribuiría el abastecimiento de la zona de la Punta de Anaga, subiendo las líneas junto a las que distribuyen el Valle de Taganana, y viajando luego enterradas bajo la carretera. Esta actuación, evidentemente, sería conjunta con el Parque Rural de Anaga, en el cual se integra la reserva, y por el cual discurre el resto del citado tendido.

  23. Según el documento financiero, el programa de uso público dedica nada menos que 19.500 Euros a las campañas de concienciación de los agricultores. Nos parece una cantidad excesiva, y a derrochar, pues la tendencia es a que los agricultores vayan abandonando dicha actividad en la zona, además de considerar (como especificamos en su momento) que se trata de una actividad a prohibir en la reserva.

  24. Igualmente, emplear 33.000 Euros en rehabilitar una de las casas de Las Casillas, habiendo otras preferencias más importantes en la reserva, nos parece un gasto a reservar para más adelante, cuando no queden viviendas de bloques dentro del espacio protegido, ni huertas de papas en mitad del monte, ni tendidos de electricidad o de telefonía, o cuándo se haya inventariado con detalle toda la flora, fauna invertebrada, yacimientos arqueológicos, etc., y se haya repoblado las franjas de termófilo actualmente invadidas por plantas alóctonas, etc.

  25. Proponemos que se amplíe la superficie de la reserva, alcanzando por su lado norte el pueblo de Las Palmas de Anaga, y extendiéndose por toda la costa hasta dicho punto. Además, también podría extenderse hacia el sureste, alcanzando la Atalaya de Los Ingleses, en los altos de Igueste de San Andrés, e incluyendo, de esta manera, las cuencas completas de los barrancos de Antequera y Zapata.

  26. No se hace referencia al equipo redactor de la documentación, con lo cual tampoco sabemos si se ha tenido en cuenta la presencia de un técnico paisajista en el mismo, lo cual resulta imprescindible a la hora de elaborar este tipo de documentos.

  27. En cuanto a las construcciones e infraestructuras circundantes a la reserva, debe procurarse siempre su mejora paisajística, e integración en el medio, dado el impacto visual que provocan desde dentro del espacio protegido, aunque estén fuera de los límites de éste. En este caso, aún estando fuera, se encuentran dentro del Parque Rural de Anaga. Concretamente, nos referiríamos a las casas del Lomo de Las Bodegas, la Carretera de Chamorga y los postes de luz y telefonía existentes por todas partes.

  28. Respecto a la presencia de una amplia franja de litoral dentro de la reserva, si bien es difícilmente accesible desde tierra, presenta un uso público elevado, debido al acceso de embarcaciones desde el Puerto de Santa Cruz (Club Náutico, Dársena Pesquera, Marina del Atlántico, etc.). Por lo tanto, debería de tenerse en consideración la prohibición o limitación de los siguientes usos:

    1. El Marisqueo y la pesca, especificando, si el uso público lo justificase, determinadas zonas acotadas para ello.

    2. El baño en el litoral, especificando la capacidad máxima de los lugares más accesibles, como las playas de Anosma e Ijuana, y prohibiéndolo en lugares cercanos a la zona de exclusión, como en el muelle de Antequera.

    3. Limitar el número de embarcaciones de recreo simultáneas en la Bahía de Zapata y Antequera, especialmente los fines de semana. Prohibir el acceso de las motos de agua, por su afección a la avifauna de los acantilados costeros.

  29. Para evitar problemas relacionados con un posible futuro desarrollo urbanístico de las zonas limítrofes, el cementerio, etc., debería prohibirse específicamente la construcción o habilitación de aparcamientos dentro de la reserva.

  30. En el apartado de usos y actividades prohibidas, habría que añadir el sobrevuelo de la reserva con cualquier tipo de artefacto (ya sea con motor o de vuelo libre) por debajo de los 1000 metros sobre el suelo.

  31. Igualmente, debería prohibirse el uso de fuegos artificiales dentro de la reserva, por su impacto sobre el medio, no sólo por la posibilidad de provocar incendios, sino por la afección del ruido a la fauna.

  32. El tránsito con caballos u otros animales de tiro debería prohibirse expresamente en toda la reserva.

  33. Debe de haber una mención especial a la prohibición de las peregrinaciones u otros actos que conlleven una acumulación multitudinaria de personas, aunque sea a lo largo de la carretera, por el fuerte impacto que producen sobre la flora y fauna locales.

  34. La actividad de fotografía en la naturaleza también debería de contemplarse como un uso autorizable, pues son conocidos los casos de aficionados e incluso "profesionales" que perturban la vida de los animales y plantas de los espacios protegidos, colocándolos en posiciones adecuadas para sus fotos, o accediendo a nidos, escarpes y lugares de gran sensibilidad, con el fin de conseguir su objetivo.

  35. El acceso a la reserva, ya sea por pistas o por carretera, de las caravanas de "Jeeps Safari", debería prohibirse, por el impacto visual, sonoro y medio ambiental sobre la reserva.

  36. La prohibición de libre tránsito de animales de compañía sueltos debe hacerse extensiva a todo el espacio protegido, y no sólo a determinadas zonas.

  37. Debe tenerse especial cuidado en controlar la presencia de especies exóticas de flora o fauna en los jardines, jaulas, etc. de las casas cercanas, para evitar que escapen al medio, provocando una catástrofe ecológica.

  38. Debe hacerse una mención especial a la prohibición de emplear, en toda la reserva, venenos o raticidas, salvo para casos de mantenimiento y gestión, debidamente autorizados.

  39. Se debe prohibir también la instalación de monumentos, esculturas, mausoleos o demás elementos conmemorativos dentro de los límites del espacio protegido, no sólo por el impacto directo que pudieran provocar, sino por el derivado del acceso de los visitantes al mismo.

  40. Debe mejorarse la frecuencia y capacidad del transporte público que accede al Lomo de Las Bodegas y Chamorga, atravesando parcialmente la reserva, para fomentar su uso frente al del coche, culpable de gran parte de los problemas ecológicos de la isla. Además, mediante el transporte colectivo es mucho más fácil controlar la afluencia de visitantes al espacio protegido.

25 Diciembre 2003


Ijuana


Roque de Antequera

espacios

- Más información sobre cómo se destruyen los espacios naturales protegidos canarios en nuestra sección dedicada

Ir a...