ATAN

El Barranco Santos: una cloaca abierta por Santa Cruz

El Barranco Santos, así como algunos de sus principales afluentes, se convierte, cada vez que llueve lo suficiente, en una enorme alcantarilla, por la que, a modo de colector, corren las aguas fecales de los núcleos urbanos por los que pasa.

Muchas veces, no hace falta esperar a las lluvias, siendo los vertidos de tipo "espontáneo", pero no menos importantes. Lo único que consigue la lluvia es darle espectacularidad al conjunto.

Vertido bajo el Puente Galcerán
Vertido "espontáneo" bajo el Puente Galcerán, el día 21/1/2003, sin haber llovido.

La semana pasada, debido a las fuertes lluvias que hubo en Tenerife, el barranco empezó a correr. Lo cierto es que no pasan por él aguas cristalinas provenientes de la escorrentía de toda la cuenca, sino más bien una mezcla de aguas pestilentes, de color gris a verde claro, con espumarajos y de origen más que evidente.

A pesar de lo desagradable que esto resulta, tuvimos el "valor" de recorrer el barranco desde el Charco de La Casona, junto a la Dársena de Los Llanos en Santa Cruz, hasta Las Mercedes, para ver el origen de tan pestilentes aguas.

Para empezar, hay un colector de aguas fecales que recorre la parte baja y media del barranco, y que tiene numerosas fugas, aunque no son lo bastante significativas como para llenar el curso completamente, que es lo que suele pasar. Como mucho, dichas pérdidas originan la presencia de plantas e insectos, asociados a la existencia continua de agua, aunque esté sucia. Un lugar típico en el que pasa esto es el tramo bajo el Puente Zurita.

A la altura del Barrio de Uruguay, o del de Buenavista, por detrás del hogar de ancianos que hay debajo del Puente Javier de Loño, hay una incorporación importante de aguas fecales, probablemente por rotura de algún colector o tubería. Se distingue incluso la mancha de agua de color claro, contaminando a la que baja por el barranco que, de todas maneras, ya viene bastante sucia.

A la altura del puente de la Carretera de Tabares, donde el Barranco pasa a llamarse de Gonzaliánez, existe un enorme "rebosadero" de una conducción de aguas fecales que discurre paralelamente al barranco, y que, cuando ésta viene muy cargada, vierte directamente sobre el cauce. ATAN denunció esta situación, aportando incluso algún vídeo, hace varios meses.

Vertido en La Piterita
Aguas fecales acumuladas en charcos, a la altura de La Piterita, la semana pasada.

Sin embargo, en las lluvias de la semana pasada, este rebosadero no estaba vertiendo aparentemente nada. Además, tenía que haber algún punto de vertido más alto, pues seguía bajando agua sucia por el barranco. Efectivamente, algo más arriba, y poco después de incorporarse el afluente de Valle Colino, encontramos la misma conducción del "rebosadero" que, al pasar por una pared vertical del barranco, junto a un eucalipto, vierte igualmente aguas fecales, a chorros, sobre el cauce.

Pero la cosa no acaba aquí, porque el cauce de Gonzaliánez sigue estando sucio desde este punto hacia arriba. Llegamos a una presa totalmente colmatada, justo por debajo de la avenida de Las Palmeras, en la Finca España. El agua escapa por un agujero de la parte baja de dicha presa. Sin embargo, siempre se queda algo atrapado, a pesar de estar llena de piedras. Pues bien: todo lo que acumula la presa son aguas fecales, formando un auténtico lago, al que dan todas las calles paralelas a la principal de la Finca España. Una auténtica delicia para los vecinos, y una peste constante.

Seguimos subiendo. Por el puente de la Avenida de Las Palmeras, como también está el cauce colmatado de piedras, no se ve circular el agua, pero quedan charcos de cuando estaba lloviendo más fuerte. ¿De qué color es el agua? Verde - grisáceo: más porquería.

Continuamos subiendo por el Barranco de Gonzaliánez, a la altura de La Hinojosa, y el agua mantiene el color y la peste. Al subir por el nuevo enlace que lleva a la Verdellada, nos encontramos con un colector, por debajo de la Cruz de Marca (el que luego cruza el barranco por el puente de metal), que, cuando llueve mucho, pierde la tapa, y vierte igualmente sobre el barranco. Esto también lo denunciamos hace años.

El agua sigue apestando. Cruzamos la "Vía de Ronda", y seguimos el barranco por el Barrio de San Roque y El Timple: la misma peste, aunque ya se ve más clara.

El barranco pasa por el subsuelo de La Laguna, y, en algún lugar, se deben incorporar aguas fecales, pues, por el lado de El Timple sale sucia, y, por el lado de la Plaza del Cristo (por donde "entra" a los túneles bajo La Laguna), entra bastante más limpia, aunque todavía deja mucho que desear.

Resumiendo, tenemos una cloaca en el centro de la ciudad, y por varios de sus barrios limítrofes, así como los de La Laguna. Toda el agua va a parar a la Dársena de Los Llanos, en el puerto de Santa Cruz. Justamente al lado de dónde Suárez Trenos nos está vendiendo la construcción de una playa artificial.

Nuestros políticos, mientras hablan de torres de 40 pisos, puertos para 10.000 trabajadores y aeropuertos con tres pistas, descuidan algo tan básico como la salud y salubridad de la población. Además, los visitantes y turistas que vengan a Santa Cruz, evidentemente, no son tontos, y se llevarán la imagen del Barranco como el lugar en el que tiramos las aguas fecales, sin alcantarillado ni sistema de tratamiento, lo cual, desgraciadamente, es cierto.

4 Marzo de 2004


Santa Cruz


Barranco Santos

Agua

- más información sobre el derroche del agua en el Archipiélago Canario

Ir a...