ATAN

Fuegos artificiales de fin de año en Santa Cruz de Tenerife

En varias ocasiones hemos criticado el uso abusivo de los fuegos artificiales en la isla de Tenerife, así como sus consecuencias para el medio ambiente. Aprovechando la tremenda traca que se tiró desde la Dársena de Los Llanos en fin de año, nos dimos una vuelta por el lugar del “lanzamiento” al día siguiente, para confirmar unas sospechas.

Dársena de Los Llanos
Punto de la Dársena de Los Llanos desde el que se lanzan los fuegos.

La primera foto muestra el estado en el que quedó el lugar desde dónde se lanzaron los fuegos. Como vemos, además de un desorden de sacos de arena y bloques tirados por todas partes, destaca la gran cantidad de restos, como las varillas de los voladores, soportes de plástico, trozos de cartón de varios colores, etc.

espaldón del muelle
El espaldón del muelle, lleno de restos.

En el “paseo” por lo alto del espaldón del muelle, también vemos restos de los fuegos. Por supuesto, estas basuras son sólo una parte de lo que generan. La mayoría de los productos de deshecho de los fuegos habrán ido a parar al mar. Desgraciadamente, este es el mismo destino de los restos en el muelle, empujados por el viento o por las personas que pasan, curioseando.

Cañas flotando
Cañas de los fuegos flotando en el mar.

En lugar de limpiarlo todo inmediatamente después del “espectáculo”, lo que hacen es dejarlo tirado, probablemente hasta el siguiente día laborable, es decir, el lunes 3 de Enero, después de tres días. Además, nos gustaría ver si se acuerdan de lo que ha quedado en el paseo del espaldón.

Basura flotando
Basura acumulada junto al yate de John Palmer.

Nos asomamos a la dársena en la “Marina de Tenerife”, y vemos el agua llena de voladores, como se ve en esta foto, realizada entre el muelle y el casco del yate de John Palmer. Todo un espectáculo de civismo y limpieza, propio de un pueblo como el nuestro.

¿Por qué no obligan a los autores de los fuegos a que recojan toda la basura de la dársena? ¿No deberían ser éstos los responsables de dejar el lugar limpio y decente, después de los fuegos?

Además, estos espectáculos son un auténtico problema de seguridad para los presentes. El caso más reciente que encontramos en la prensa es en el Diario de Avisos del día 10 de Septiembre del año pasado. Dice, literalmente: "[…] un artefacto pirotécnico se desvió de su curso preestablecido y explotó a ras del suelo en la zona donde las autoridades contemplaban la exhibición organizada en honor de Nuestra Señora de La Luz […]". Por lo visto, resultaron heridos a consecuencia de la explosión un niño de cinco años y Antonio Martinón, consejero socialista del Cabildo de Tenerife.

Ni que decir tiene el escándalo que suponen estos fuegos. En Santa Cruz, durante los carnavales, casi todas las noches hay fuegos. En Los Realejos ni hablemos del “pique”. Y, en general, en las fiestas de todos los pueblos (Tejina, Arona, El Médano, etc.), parece que cuántos más cohetes haya, más importante ha sido la celebración.

Pero también hay aficionados que molestan cada vez que hay un acontecimiento que consideran importante (como un gol del Tenerife), o, simplemente, porque sí. Así debe de ser en La Laguna, donde hay unos vecinos que han denunciado a algún simpático que tira voladores a las 6 de la mañana, los domingos, por los alrededores de la iglesia de San Benito. O en la zona de Tomé Cano, en Santa Cruz, también sobre las 6:30 de la mañana, según denunciaron en El Día en Enero del año pasado.

Se hace necesario que los responsables en seguridad tomen medidas y regulen el uso del material pirotécnico. Cuando se vive en territorios con exceso de población, todos estos detalles deben controlarse.

8 Febrero de 2005


Preparando fuegos en Los Realejos

Varios

- Volver a la página de varios.

Ir a...