El Hotel Escuela de Santa Cruz de Tenerife: un ejemplo del turismo que nos visita

el hotel escuela, apuntalado...
El Hotel Escuela, con una cueva "apuntalada" debajo

Diciembre de 1998

Hace ya unos meses que se inauguró el nuevo hotel escuela (żo escuela hotel?) de Santa Cruz de Tenerife, un lugar donde supuestamente deben formarse los futuros "profesionales" del turismo.

Desde luego, lo que es indiscutible es que esta formación va a ser acorde con lo que se entiende aquí por turismo. En primer lugar, se ha construido en un terreno que bien podía haberse utilizado para ampliar el Parque Viera y Clavijo, por lo que, en cierto modo, han robado terreno público para dedicarlo al turismo, al igual que han hecho con toda la costa del sur.

La obra se encuentra en la ladera de un barranco, que fue parcialmente destruida para la construcción del inmueble. El derrumbe de piedras entulló además el fondo del barranco, dejando peor de lo que estaba el único lugar interesante que queda del mismo. En esto también es como el resto de construcciones turísticas: se colocan donde sea, destruyendo el medio sin prestarle mayor importancia.

Por el lado de la Avenida de San Sebastián, cuando se amplíe el estadio, el hotel quedará a escasos metros de la nueva grada. Este detalle urbanístico parece que no fue tenido en cuenta por los arquitectos, al igual que no lo han tenido en cuenta en ninguna de las urbanizaciones masificadas del resto de la isla. Además, el tráfico que tiene la avenida, así como el poco lugar para que aparquen taxis y guaguas por fuera del hotel recuerdan también los problemas que hay en el Puerto de la Cruz, los Cristianos o Las Américas.

La vegetación y jardines que rodean al hotel están compuestos mayoritariamente por plantas exóticas, salvo tres o cuatro tabaibas y verodes. Estas parecen ser las únicas plantas canarias que conocen, cuando se acuerdan de ellas, al igual que en el resto de la isla, donde hacen jardines con plantas exóticas, desplazando a las endémicas. Sólo faltó alguna "strilitzia", que simboliza a las islas a pesar de ser originaria del sur de Africa.

El recinto ha sido rodeado por una valla con unos pivotes que son empleados a modo de "palanca de cambios" por algún que otro gamberro, al igual que en el sur, donde los propios turistas (ingleses y catalanes, sobre todo) organizan todo tipo de golfadas contra el mobiliario urbano.

Detrás del hotel, por el lado del barranco, existen unas chabolas construidas entre cuevas y las laderas del mismo. Las cuevas (como se ve en la foto) están apuntaladas, probablemente para que no se caiga el hotel encima. Esto también concuerda con el resto de la isla, donde la calidad arquitectónica deja mucho que desear, y las bolsas de pobreza urbana se mezclan con lujosas instalaciones desde donde se envía dinero al extranjero.

Por último, los "profesionales" que se forman es probable que trabajen toda su vida de camareros o recepcionistas, al igual que en resto de hoteles, que ofertan ese tipo de puestos de trabajo, mientras los empresarios y dueños siguen siendo en su mayoría extranjeros.

Queda entonces claro que los alumnos saldrán preparados a la perfección del hotel, dispuestos a lavarle los platos a las hordas de turistas peligrosos que vayan a alojarse a alguno de nuestros "silos" costeros.

Principal | | Temas | Secciones | Servicios