ATAN

Obras del Tranvía por General Mola: ahora no se quejan

Esta semana empezaron las obras del tranvía por encima del Puente Zurita. Una pala ha empezado a levantar el asfalto desde el punto por el que pasará el túnel de la vía del Barranco Santos hacia arriba. Todo el espacio dedicado a aparcamientos de esta calle ha sido suprimido para las obras.

Hace unos 10 años, la empresa TITSA decidió mejorar el transporte dentro de Santa Cruz con un proyecto que prometía tener éxito. Decidieron crear un carril bus de descenso, entre el cruce con la Avenida de Bélgica y el Cabildo, de manera que las guaguas que bajan por la carretera general no tuviesen que seguir la Avenida de Bélgica y parar a tanta distancia del trayecto de subida.

Antiguo carril
Lo que queda del intento de carril de guaguas, de hace 10 años.

Esa obra implicaba eliminar todos los aparcamientos en el tramo entre la Avenida de Bélgica y la Plaza de la Paz. Luego, también se iba a quitar uno de los carriles de subida de la Rambla de Pulido, otro de Ángel Guimerá y dejar sólo para el transporte público la calle Imeldo Serís.

Por supuesto, los gritos de los ciudadanos se alzaron inmediatamente contra esta obra. Triste destino tienen en esta isla los que ponen trabas al transporte privado en beneficio del público. Primero consiguieron parar el tramo inferior, entre la Plaza Weyler y el Cabildo. Por lo tanto, el recorrido ahora sería de bajada por la Rambla Pulido, y luego doblaría hacia la derecha, cruzando el Puente Galcerán hacia la Avenida de San Sebastián, por dónde bajarían siguiendo el recorrido habitual.

Luego se armó un tremendo revuelo con los comerciantes de General Mola. Decían que ni de broma iban a permitir que se les quitaran los aparcamientos de la calle, para que bajaran las guaguas por ellos. Resumiendo, los coches de 50 personas (a lo sumo) se antepusieron al transporte diario de decenas de miles de usuarios de la guagua.

Obras del tranvía
Obras del tranvía, 100 metros más abajo de la foto anterior.

Ahora, con la obra del tranvía también hay quejas, pero como en este caso es un capricho de Ricardo Melchior, la obra se impone y se realiza, sin más problemas. Curiosamente, y como se ve en las fotos que adjuntamos, todavía queda algo del intento de carril de guaguas que terminó en un carril de coches, como siempre. El único tramo que llegaron a dibujar en el suelo es el comprendido entre la Avenida de Bélgica y el siguiente cruce, bajando por General Mola. Como se ve en la foto, las letras "BUS" se distinguen todavía en el asfalto, aprovechando el contraluz en un día de lluvia.

En ATAN estamos convencidos de que los carriles de guaguas son la solución al problema del transporte público en Tenerife. Seguro que ese intento de hacer uno en sentido contrario al tráfico, es decir, en el que no se pueden meter los coches ni de broma, hubiese sido un éxito, y la demostración de que eso es lo que habría que haber hecho en la autopista del Norte, por lo menos hasta La Laguna, en la autovía de San Andrés, en la Carretera de La Cuesta, en la de Taco, y en todas las calles de Santa Cruz por las que pasen guaguas.

Todas esas obras juntas probablemente no cuesten ni la mitad que el tranvía, pero, con toda seguridad, tienen prácticamente la misma eficiencia que éste, y son una primera medida para convencer al pueblo de esta isla de que el único transporte con sentido es el colectivo. De nada sirve manifestarse contra las torres de Vilaflor o tener bombillas de bajo consumo, si luego se utiliza el coche para todo y no se asume la prioridad del transporte colectivo.

21 Diciembre 2004


Melchior, con su juguete

Transporte

- Más información sobre el transporte en Canarias.

Ir a...