ATAN

El "Día sin coche": una farsa europea

Para el año 2003, el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife ha propuesto una delimitación curiosa de la zona "sin coches" del 22 de Septiembre. Se trata de una serie de calles del centro de la ciudad que, aparte de no representar ni el 50% de éste, muchas de ellas son ya peatonales.

Con esta ridícula medida, pretenden mentalizar a los conductores que dejen sus coches, y utilicen el transporte público. Además, se suelen realizar actividades paralelas, a las cuales seguramente asistirán los ediles del ayuntamiento, eso sí, en coche (oficial, además).

Al día siguiente, todo se habrá olvidado, y seguiremos teniendo lo de siempre, es decir:

  • Aparcamientos subterráneos en el centro de la ciudad, donde se supone que hay áreas peatonales (¿cómo llegan entonces los coches hasta ellos?), y que transforman amplios espacios verdes en plazas desoladas, pues sobre los aparcamientos no se puede plantar árboles.

  • Políticos orgullosos de que cada año se vendan más coches, llevando a cabo por lo tanto una política no sostenible, en la que el parque móvil aumenta continuamente, y, para soportarlo, se ensancha las carreteras de manera costosa y nefasta para el medio ambiente. Mientras, los mismos políticos, como el presidente del Cabildo, nos mienten (cosa habitual en Melchior), diciendo que promueven un desarrollo sostenible.

  • No se planifica las ciudades, y luego se buscan soluciones de última hora con consecuencias nefastas como expropiaciones, túneles y puentes, y demás "remedios" caros, más para una región pobre como la nuestra. Así, tenemos el Hotel Escuela pegado a la grada del estadio, que se ensanchó "desplazando" una avenida sobre un parque público, o un túnel de un kilómetro con una gasolinera al lado y una refinería por el otro, o clínicas en el centro de la ciudad sin un acceso adecuado, caos cuando se entra o sale de los colegios...

  • Un transporte público desastroso, principalmente por permitir que los vehículos utilicen las mismas vías que los coches particulares. La solución del presidente del cabildo, que nombramos antes, es decir, Ricardo Melchior es construir un tranvía. De esta manera, se cumple el "capricho" de influencia alemana de este señor, que consiste en derrochar miles de millones construyendo un medio de transporte que seguirá circulando por el mismo lugar que los coches, y tardará más de una hora en hacer un recorrido de 10 kilómetros (ellos mismos lo han publicado así en la WEB del tranvía: http://www.metrotenerife.com). Actualmente, se tarda exactamente lo mismo, e incluso a veces puede ser algo menos, y en 1905, el tranvía lo hacía en 35 minutos, y sin dar vueltas por Taco, Ofra, Guajara, etc... ¿Quiere decir eso que la idea de Melchior nos va a hacer retroceder más allá que los tiempos de las diligencias? Pues no, es aún peor, Sir Isaac Latimer, en su libro "Notas de un viaje a las islas de Tenerife y Gran Canaria", nos cuenta que, en 1880, la Diligencia tardaba 45 minutos. ¡Tremendo!

A la vista de tanto disparate, desde ATAN se nos ocurre plantear dos días más de "reflexión": el "día sin tele" y el "día sin móvil". A ver si, de esta manera, la población se da cuenta de lo que dependen y de quiénes los manipulan...

22 Septiembre 2003


Santa Cruz


Atasco habitual en las autopistas de Tenerife

Transporte

- Más información sobre el transporte en Canarias.

Ir a...