ATAN

"Vente al verde", algo apretado...

En septiembre del año pasado, TITSA promovió la campaña "vente al verde", la cual, según el periódico "Diario de Avisos", pretendía "acercar el Parque Rural de Anaga a los ciudadanos del área metropolitana a través del uso del servicio público de guaguas."

Concretamente, y también según dicha noticia, "El objetivo de esta campaña, centrada en la protección del medio ambiente, es potenciar que los ciudadanos no utilicen el coche cuando acudan a los senderos de Anaga y a los entornos naturales de la Isla y en cambio, lo dejen en las cercanías de las estaciones de Santa Cruz o La Laguna. Para ello, el servicio de transporte público tiene a disposición de los usuarios una amplia variedad de líneas, con horarios flexibles, que permitirá a los pasajeros disfrutar de un servicio que se adapte lo más posible a sus necesidades específicas."

Como sardinas
Guagua de La Laguna al Bailadero (77), llena de gente, sentada y de pié.

Empecemos por partes: el concepto, como siempre, es erróneo. No se pretende que los usuarios dejen el coche en su casa, o favorecer a quiénes no tenemos coche, sino que vayan hasta la estación en coche, aparquen por allí, y cojan la "guagüita", en plan turistas, para ir a visitar a los "lugareños". Es decir, el transporte público no se ve como una necesidad, sino como una diversión de fin de semana para los habitantes de las ciudades. Para colmo, lo promocionan como algo ecológico.

Pero lo peor es la referencia a los “horarios flexibles”. Tomemos como ejemplo la línea 76, que va de La Laguna a Afur. Tiene 5 salidas al día en los dos sentidos, y el tiempo de recorrido medio es de una hora. Todo esto, según el folleto de Titsa, que puede descargarse como pdf desde su pésima página WEB: www.titsa.com.

Por lo tanto, si salimos de La Laguna en la de las 13:15, llegaríamos sobre las 14:15. Sólo nos quedarían 30 minutos hasta que regrese a La Laguna (a las 14:45). Este es el caso que más tiempo nos da, porque en la salida de las 16:05, sólo tenemos 25 minutos para regresar, y en las otras tres, regresa nada más llegar, por lo tanto, sólo disponemos de uno o dos minutos para visitar Afur. Algo similar pasa en muchas de las otras líneas de Anaga (es decir, de las de "vente al verde"), como la de Taborno y Las Carboneras (75), El Batán (74), El Bailadero (77), Chamorga (247), Valleseco (917) y Los Valles (916). Desde que llegas al destino, pasa apenas un par de minutos hasta que regresas.

También podemos optar por quedarnos a esperar a la siguiente guagua. Siguiendo con el ejemplo de Afur, la siguiente sale para La Laguna a las (17:30). Por lo tanto, tenemos dos opciones: o pasar en Afur media hora escasa o estar más de tres horas. Es decir, o apenas nos da para bajarnos, después de una hora de viaje por una carretera tremenda, o bien tenemos que esperar varias horas para regresar. Desde luego, si no vamos con la intención de caminar o a ver a alguien, pasar tantas horas en Afur puede resultar sumamente aburrido, aunque José Cañón se dedique a contarnos alguna de sus batallas…

Como sardinas
Otra imagen de la misma línea, de La Laguna al Bailadero (77), tomada otro fin de semana.

Además, las primeras salidas suelen ser a horas intempestivas. En el caso de Afur, las primeras dos guaguas salen a las 4:45 y 6:55 de la mañana, respectivamente. Está claro que es para la gente que tiene que venir a trabajar a La Laguna, y no para viajitos de placer.

Pero la cosa se agrava los fines de semana, precisamente cuando se entiende que debe de viajar la gente por placer. Las cinco salidas de Afur, por ejemplo, se reducen a 3. Otros destinos, como Chamorga, se quedan sin guagua los domingos. Esta reducción de las salidas hace que los tiempos de espera para la siguiente guagua se hagan ya eternos. Volviendo al ejemplo de Afur, si vamos en la guagua de las 7 de la mañana y decidimos esperar a la siguiente, pasaríamos casi siete horas en Afur. Vamos, conoceríamos toda la historia y genealogía de los habitantes del caserío.

Otro problema es la saturación de las líneas. Los excursionistas o montañeros tienen que recurrir a la guagua, para poder hacer actividades cuyo punto de origen y destino sea diferente. Es lamentable que la mayoría de los pueblos de Anaga no tengan ningún servicio los fines de semana después de las 5 de la tarde. La última guagua de El Batán sale a las 3 de la tarde…

Por lo tanto, es normal que pase lo que mostramos en la foto anterior. La línea que va de la Laguna al Bailadero (77), un sábado a las 10:15 de la mañana, llena hasta los topes. La mitad de la gente va a recorrer, de pié, una carretera de montaña peligrosa, con curvas y grandes precipicios, incómodos, magullados, durante al menos una hora de viaje. Lo mismo pasa con la guagua de Santa Cruz a Taganana (246), cuyas primeras salidas de la mañana en sentido a Taganana y las últimas de la tarde en sentido Santa Cruz, los fines de semana, llevan a decenas de personas de pié, algunos con bicicletas y tablas de surf. Si pasa todos los fines de semana, ¿no pueden preverlo?

Como siempre, la "era del transporte" que anunció Melchior al principio de su "legislatura" en el Cabildo no sólo no se cumple para el transporte público, sino que encima está salpicada de cinismo. La campaña debería ser "TITSA: ven al verde, pero entre semanas, un martes y sin prisas, o muy apurado. Y trae un calzador, para subir a la guagua".

28 Mayo 2005

Transporte

- Más información sobre el transporte en Canarias.

Ir a...