Alegaciones a la regeneración de la playa de Palm Mar y accesos

Junio de 1999

ATAN, estando en período de información pública el expediente de "REGENERACIÓN DE PLAYA EN EL PALM MAR Y ACCESOS" y "ESTUDIO DETALLADO DE IMPACTO ECOLÓGICO" en el término municipal de Arona, por medio del presente escrito viene a formular las siguientes

ALEGACIONES

Primero.- Se pretende la ocupación en tierra y mar de 104.000 m2, con construcción de espigones, aporte artificial de arena y capacidad para 5.500 usuarios, estando prevista una segunda fase que contempla la construcción de un puerto deportivo; todo ello entre dos espacios naturales protegidos, y cinco enclaves de altísimo valor patrimonial (tres arqueológicos y dos etnográficos). Se justifica la necesidad de ejecución del proyecto, con un despreciable "humor negro", en motivos "ecológicos".-. Los promotores son los mismos del Plan Parcial "El Palm-Mar colindante con estos mismos espacios.

Segundo. .- - Esta Asociación, manifiesta su oposición a este proyecto en base a la conservación de esa importante zona del litoral del sur de Tenerife, en atención a criterios naturales proclamados en la propia Ley de Costas, a criterios de legalidad, y a criterios de oportunidad. Al margen del daño irreversible que se produciría sobre el medio marino, desde el punto de vista de la conservación de los espacios naturales protegidos y zonas patrimoniales, resulta sumamente peligroso contribuir a aumentar la presión humana sobre la zona con la autorización para la creación de esta infraestructura.

Tercero. .- - Como cuestión de carácter general, indicar que, al menos hasta la pasada legislatura, la política del Gobierno del Estado anterior, contrariando los principios claramente conservadores establecidos en la Ley 22/1988, de 28 de julio, de Costas, ha estado marcada por la actuación irregular desde el punto de vista legal y la permisividad en la especulación del litoral (en su peor acepción).

Se han efectuado numerosas inversiones, tanto públicas como privadas, atendiendo a criterios económicos, de oportunidad, o simplemente políticos, sin atender a las posibles afecciones sobre el medio marino y sus recursos naturales y pesqueros. Asimismo, se ha producido una ocupación urbanística de la franja costera, en muchos casos, de forma ilegal o con el consentimiento implícito de las Administraciones públicas que han hipotecado en numerosos puntos de las islas la posibilidad de una adecuada ordenación del litoral.

La franja costera, y en concreto la zona supralitoral, zona de mareas y fondo someros, ha sido afectada por la construcción de urbanizaciones y, sobre todo, por la realización de obras de infraestructura, como playas artificiales, puertos deportivos, escolleras, piscinas, emisarios submarinos, etc. que se intensificaron de una manera descontrolada y desordenada con el desarrollo turístico de los años sesenta y setenta;

También cabe señalar otra actividad importante desde el punto de vista de los impactos, como es la extracción de arena, una actividad reciente relacionada con la infraestructura turística, cuyo fin es "regenerar" playas existentes o crear otras. La arena se extrae con dragas y mecanismos de succión por embarcaciones especializadas y en fondos someros.

Por tanto, en este aspecto es evidente la necesidad de la ordenación de la franja costera a través de los respectivos PORNS (Planes de Ordenación de los Recursos Naturales) de cada isla, que armonice la creación de infraestructuras y usos del litoral con el mantenimiento de hábitats singulares y del medio ambiente en general.

En tal sentido, la ordenación del litoral debe ir enfocada en estos aspectos:

  • Mantenimiento y profundización en las mejoras establecidas en la vigente Ley de Costas, especialmente en todo lo referente a evitar la especulación en el litoral.
  • Establecimiento de Consejos Insulares y un Consejo Regional para la Gestión y Defensa de la Costa, que permita al Estado, Comunidad Autónoma y Cabildos Insulares, colaborar en la gestión integrada del litoral, con la participación de entidades sociales.
  • Moratoria en la construcción de nuevos puertos deportivos y otras infraestructuras que causan grandes impactos.
  • Cese de la política de "regeneración artificial de playas"
  • Realización de todos los deslindes pendientes del dominio público marítimo - terrestre
  • Promoción de Planes de recuperación de sectores costeros degradados (zonas contaminadas, de urbanismo saturado, etc.
  • Promoción de creación de reservas marítimo terrestres.
  • En definitiva, ordenar el litoral de forma global, teniendo en cuenta en todo caso la fragilidad del medio marino e intentando armonizar desarrollo económico con respeto y protección al medio natural marino.

Cuarto.-.- En este aspecto, la Constitución en su artículo 148.1.3, establece que las Comunidades Autónomas podrán asumir competencias en materia de ordenación del territorio. Así, el Estatuto de Autonomía de Canarias, aprobado por Ley Orgánica 10/1982, reformada por Ley Orgánica 4/1996, de 30 de septiembre, establece en su artículo 30.15 la competencia legislativa y de ejecución en materias de ordenación del litoral.

Es a través de la Ley 1/1987, de 13 de marzo, Reguladora de los Planes Insulares de Ordenación, donde se articula esta competencia. El artículo 1 establece que: "Los Planes Insulares de Ordenación son instrumentos de planificación territorial, urbanística y de los recursos naturales del Archipiélago Canario y tendrán categoría de Planes de Ordenación de los Recursos Naturales" .

Los Planes de Ordenación de los Recursos Naturales son los instrumentos de regulación y planificación del aprovechamiento de los recursos naturales, creados por la Ley 4/1989, de Conservación de los Espacios Naturales y de la Flora y Fauna Silvestres y regulados, en lo que se refiere a la Comunidad Autónoma de Canarias, por la Ley 12/1994, de Espacios Naturales de Canarias, la cual ha venido a modificar la citada Ley 1/1987, en los términos previsto en el mencionado artículo 1.

Los Planes de Ordenación de los Recursos Naturales tendrán como mínimo, el contenido siguiente:

  • Medidas a adoptar para defender, ordenar y mejorar el litoral, y los espacios naturales marinos, señalando las actividades a desarrollar en el mismo (art. 7.d) Ley 12/1994).
  • Los Planes Insulares de Ordenación contendrán: "Las medidas a adoptar para defender, mejorar y ordenar el litoral, señalando las actividades a desarrollar en el mismo, en función de la implantación de los usos y actividades previstos en el ordenamiento urbanístico, en el ámbito territorial anexo, teniendo en cuenta, en todo caso, la legislación específica en la materia" (art. 3.d) Ley 1/1987, de Planes Insulares de Ordenación). .-

En este orden de cosas, el Plan Insular de ordenación del Territorio de Tenerife, que cuenta con aprobación inicial, establece para el tramo de litoral comprendido entre Punta Negra, al este, y el límite del Espacio Natural Protegido de la Montaña de Guaza al oeste.- una Operación Singular Estructurante de Rasca, la cual se desarrollará a través de las determinaciones establecidas en un Plan Territorial. El Plan Territorial de Rasca, a su vez, tendrá el contenido de Plan de Ordenación del Litoral (2.4.11. 2 y 3). Por tanto, sería contradictorio que se aprobara cualquier intervención en el litoral antes del Plan Territorial de todo ese ámbito.

Quinto.- A su vez, El Plan General de Ordenación Urbana de Arona, establece en su artículo 76.4 lo siguiente:

"La franja de protección costera se hace extensiva a lo largo de todo el litoral. A fin de asegurar su adecuada protección y ordenación deberá redactarse un Plan Especial de Ordenación del Litoral, ..." , señalando a su vez en el apartado 2 que en la franja limítrofe al S.N.U. de interés natural y paisajístico, "en estas áreas deberán conservarse las características naturales del terreno, no permitiéndose ningún tipo de construcción o movimiento de tierras, apertura de vías rodadas, ni ninguna otra intervención que pueda afectar las características específicas del paisaje litoral.

A su vez, se establece en el artículo 21.2 y 3, lo siguiente:

2.- "Los Planes Especiales de ordenación de las playas y espacios costeros determinarán ... la localización de las zonas de aparcamiento y, en su caso, de los viales o paseos de acceso."

3.- "En tanto no se haya aprobado definitivamente el Plan Especial correspondiente, no podrán llevarse a término obras de urbanización o edificación en las playas y espacios costeros ni siquiera de carácter provisional. Tampoco podrán efectuarse desmontes o terraplenes, ni alterar las características naturales de los terrenos".

Sexto. .- - El Proyecto va acompañado de un Estudio Detallado de Impacto Ecológico; sin embargo, le corresponde un Estudio de Impacto Ambiental toda vez que el apartado 12 del anexo del Real Decreto Legislativo 1302/1986, de 28 de junio, de evaluación de impacto ambiental, hace referencia a extracción a cielo abierto de hulla , lignito u otros minerales.- y en ese sentido el Real Decreto 1131/1988, de 30 de septiembre, por el que se aprueba el Reglamento para la ejecución del RDL 1302/1986, de 28 de junio, de Evaluación de Impacto Ambiental, viene a especificar este extremo en el apartado 12 del anexo 2, señalando al respecto lo siguiente:

"a los efectos del presente Reglamento, se entenderá por extracción a cielo abierto aquellas tareas o actividades de aprovechamiento o explotación de los yacimientos minerales y demás recursos geológicos que necesariamente requieran la aplicación de técnica minera y no se realicen mediante labores subterráneas.

Se considera necesaria la aplicación de técnica minera ... el empleo de cualquier clase de maquinaria"

"Son objeto de sujeción al presente Reglamento las explotaciones mineras a cielo abierto de yacimientos minerales y demás recursos geológicos de las Secciones A,B,C,D, cuyo aprovechamiento cuando se dé algunas de las circunstancias siguientes:

explotaciones de depósitos ligados a la dinámica fluvial, fluvioglacial, litoral o eólica y depósitos marinos"

"Asimismo están sujetas al presente Reglamento toda obra, instalación o actividad secundaria o accesoria incluida en el proyecto de explotación minera a cielo abierto".

Igualmente, el Reglamento General para el Régimen de la Minería establece en el Título I (Ámbito de aplicación y clasificación de los recursos) lo siguiente:

Artículo 1. 1. - Las actividades de explotación, investigación aprovechamiento y beneficio de todos los yacimientos minerales y demás recursos geológicos que, cualquiera que sea su origen y estado físico, existan en el territorio nacional, mar territorial, plataforma continental y fondos marinos sometidos a la jurisdicción o soberanía nacional, con arreglo a las Leyes españolas y convenciones internacionales vigentes ratificadas por España, se regularán por la Ley de Minas y el presente Reglamento.

Artículo 1.4. - Queda fuera del ámbito de aplicación de la Ley de Minas y de este Reglamento, la extracción ocasional y de escasa importancia técnica y económica de recursos minerales que, cualquiera que sea su clasificación, se lleve a cabo por el propietario del terreno en que se hallen, para su uso exclusivo, y no exija aplicación de técnica minera alguna.

A los efectos de lo dispuesto en el párrafo anterior se entiende necesaria la aplicación de técnica en los trabajos que a continuación se enumeran, cuando éstos tengan por finalidad la investigación y aprovechamiento de recursos minerales. ... 4.- los que hallándose o no comprendidos en los casos anteriores, requieran el empleo de cualquier clase de maquinaria para investigación, extracción, preparación para concentración, depuración o clasificación".

Además, la propia Ley de Costas de 1988 establece en su artículo 63.1 (extracciones de áridos y dragados) lo siguiente: "Para otorgar las autorizaciones de extracciones de áridos y dragados, será necesaria la evaluación de sus efectos sobre el dominio público marítimo - terrestre, referida tanto al lugar de extracción o dragado como al de descarga en su caso." . .-

Séptimo.- La importancia del litoral de Rasca ha sido destacada por numerosos expertos quedando, además, plasmada en un trabajo realizado por el Departamento de Biología Animal de la Universidad de La laguna, en colaboración con la Consejería de Agricultura y Pesca del Gobierno de Canarias (Proyecto Bentos II, año 1986), donde se señala a Rasca como uno de los sectores idóneos para establecer una Reserva Marina.

Por esa importancia figura seleccionada por la Comunidad Autónoma de Canarias como Lugar de Interés Comunitario (LIC) para configurar la red ecológica europea Red Natura 2000, dentro de los sectores ES7020116, ES7020001, ES7020017. Por tanto, además de la normativa citada, es de aplicación lo dispuesto en Real Decreto 1997/1995, de 7 de diciembre, por el que se establece medidas para contribuir a garantizar la biodiversidad mediante la conservación de los hábitats naturales y de la fauna y flora silvestres y Real Decreto 1193/1998, de 12 de junio, por el que se modifica el Real Decreto 1997/1995, de 7 de diciembre. . --

El Estado Español traspuso al ordenamiento jurídico interno la Directiva de Hábitats a través de los Reales Decretos 1997/1995, de 7 de diciembre y 1193/1998, de 12 de junio, por los que se establece el proceso para la elaboración de la Red Natura 2000, determinando que la competencia para llevarlo a cabo recae en las Comunidades Autónomas. El proceso consta de dos fases; la primera consiste en la propuesta de Lista Regional de Lugares de Interés Comunitario (LICs) y la segunda en la declaración como zonas especiales de conservación de aquellos lugares que habiendo sido propuestos por Canarias sean aprobados por la Comisión europea. La Comunidad autónoma tiene elaborada su propuesta de LICs.

En este marco, la Comunidad Autónoma fijará las medidas de conservación necesarias a través de planes de gestión y las medidas reglamentarias, administrativas y contractuales adecuadas. Éstas se plasmarán a través de las acciones apropiadas para evitar el deterioro de los hábitats naturales y de los hábitats de especies.

Octavo.-.- Se señala en el Estudio Detallado de Impacto Ecológico en el punto 3.9 referido a efectos negativos sobre restos arqueológicos e históricos que "Al no existir restos arqueológicos e históricos se considera este efecto como inexistente".

La zona de Rasca es una de las de mayor densidad de restos arqueológicos e históricos del sur de la isla de Tenerife y, por tanto, no basta con decir que estos elementos patrimoniales son inexistentes sino que hay que estudiar su existencia, -cosa que la empresa no ha hecho-, tanto en tierra como en el mar por cuenta de un especialista; en tal sentido cabe decir que recientemente la empresa Urbis con motivo de la ejecución del Plan Parcial del Palm-mar destruyó parcialmente un yacimiento arqueológico e hizo una intervención arqueológica ilegal sobre dicho yacimiento.

Principal | | Temas | Secciones | Servicios