ATAN

Wladimiro y los "Puntos limpios"

Hace unos días, el consejero de medio ambiente y paisaje del Cabildo de Tenerife, Wladimiro Rodríguez Brito, hacia unas declaraciones "curiosas" en los medios de comunicación. Según La Opinión, Wladimiro comentó que "los ciudadanos usan cada vez más estos lugares, creados para la recogida de residuos, aunque hace falta más información para captar más usuarios", en relación con los puntos limpios.

La sección de transporte de ATAN se ha creado con la idea de fomentar el uso del transporte colectivo como única medida racional contra el tráfico y la contaminación en la isla, mientras no se tomen iniciativas para reducir o controlar el aumento de la población, que sería lo ideal. Varios socios han renunciado al uso del coche, por considerarlo un medio de transporte primitivo, consumista, que derrocha una gran cantidad de energía, molesto, ruidoso, muy contaminante y, encima, peligroso y perjudicial para el bienestar social.

El Consejero de Medio Ambiente del Cabildo, por definición, debería de ser responsable de que los que estamos a favor del transporte colectivo, como mínimo, tengamos las mismas facilidades que los "conductores", e incluso más, por el bien del medio ambiente. De hecho, hemos visto varias veces a Wladimiro moverse entre el Pabellón Santiago Martín y el "palacio insular" en guagua, lo cual prueba que, al menos de cara al ciudadano, esa es la imagen que pretende dar.

Pues bien, ¿dónde se han instalado los "puntos limpios" de Tenerife? Según el mismo artículo de La Opinión en los siguientes lugares: Taco, Jagua, Güímar, Adeje, Arona y Buenavista, a los cuales se le sumarán dos más, en La Orotava y La Guancha, en breve.

De todos estos lugares, sólo el de Taco tiene una parada de guaguas en la puerta. Pero aún en el supuesto de que los usuarios pudiésemos llegar en guagua a todos ellos, ¿cómo hacemos para transportar los residuos peligrosos o de gran tamaño? Por ejemplo, el de Güímar está al menos a medio kilómetro de la parada más cercana. Si un vecino de Arafo, por ejemplo, quiere tirar un colchón, debe coger dos guaguas, contando con que el conductor le deje subir el "trasto" o colocarlo en la bodega (si tiene). Luego, deberá caminar medio kilómetro. ¿Y todo esto para qué? Para tirar la basura, al fin y al cabo. Así premia el Cabildo a los que queremos proteger al medio ambiente.

Además, la posibilidad de que dicha basura se recicle es relativa. Por ejemplo, y en relación a los contenedores amarillos para envases, la planta instalada en Arico para la separación y tratamiento de dichos envases fue inaugurada en 2003, y todavía no ha entrado en funcionamiento. El consejero Wladimiro declaró el pasado 10 de febrero en El Día que dicha planta entraría en funcionamiento en marzo. Esperemos que, antes de que acabe el mes, lo veamos en serio, no como la "pantomima" que montaron para la inauguración, ni que se repita treinta veces, como la inauguración del intercambiador de Santa Cruz, que cada tres meses dicen que será al mes siguiente.

Envases acumulados en el vertedero de Arico
Envases acumulados en el vertedero de Arico.
Foto del Foro Contra la Incineración en Tenerife.
(http://www.noincineraciontenerife.org)

¿Se imaginan a Wladimiro dos horas en la guagua y caminando 500 metros para tirar unos sacos de papas usados y una guataca oxidada? ¿Realmente se ha parado a pensar el consejero en lo que está diciendo? Los puntos limpios son una idea aceptable para las empresas, o para los organismos públicos, pero para los ciudadanos, y, especialmente, para los que realmente quieren proteger el medio ambiente, sólo son un lavado de cara y la justificación para gastar más fondos europeos. Esperemos que cierren pronto el "grifo".

7/03/2005


Arico


Wladimiro


Ir a...